Compartir
Oops...
Slider with alias ec-article-head not found.

Cuando miramos al interior de una planta típica de hoy en día, a menudo vemos infraestructura y activos muy antiguos.

La conectividad permite ejecutar aplicaciones IIoT, integrándose y operando sin problemas con los sistemas heredados.

Las operaciones más confiables ayudan a impulsar el rendimiento, pero el trabajo número uno es enfocarse en la mejora de áreas prioritarias.

Por ejemplo, haga un inventario rápido de lo que tiene (qué activos están operando, qué nivel de instrumentación y conectividad existen, etc.) e identifique las brechas.

Una de las principales razones sigue siendo el costo. Si una empresa adopta el enfoque que para actualizar sus máquinas debe parar, ésto se convierte en un proyecto costoso.

Si una empresa desconecta una máquina, involucra a un equipo de trabajo para actualizarlo y luego volver a ponerlo en línea, y si una planta hace esto con varias máquinas, los costos se suman rápidamente.

¿Cómo pueden las industrias conectar sus activos sin reemplazar toda su infraestructura?

Como una alternativa más rentable, se instalan sensores y una red inalámbrica, sin parar operaciones ni reemplazando una infraestructura completa. De esta forma, puede entrar en funcionamiento en horas, evitando costos de instalación elevados y tiempos prolongados de inactividad.

La tecnología que aprovecha el IIoT conecta todos los activos de una empresa independientemente de su ubicación física, recopila datos y los transfiere a sus servidores propios o a la nube. El caso de uso de cada fabricante debe considerarse cuidadosamente; no todas las soluciones requieren un enfoque de nube de primer nivel y las empresas deben considerar el utilizar la mayor cantidad de infraestructura existente posible

¿Cómo pueden las empresas utilizar el IIoT para mostrar el ROI y optimizar el rendimiento?

Donde las empresas realmente encuentran valor en el IIoT es después de conectar sus activos. El retorno de la inversión se logra al agregar datos y realizar análisis avanzados en torno a casos de uso de la excelencia operacional, como el mantenimiento predictivo.

El IIoT, entonces, tiene el potencial de ofrecer una gran ventaja competitiva a las empresas que luego pueden usar esos conocimientos operativos en tiempo real para tomar decisiones comerciales más rápidas e inteligentes, impulsar la confiabilidad y el rendimiento de los activos y reducir los costos operativos. Sin embargo, poder conectar sus activos no se traducirá automáticamente en valor si no puede priorizar las áreas que son más importantes para demostrar el ROI.

Para proyectar e informar los ahorros del mantenimiento predictivo de manera convincente, piense en los objetivos de excelencia operativa compartidos que todos intentan alcanzar. Esto a menudo es en forma de ahorro de costos, mayor volumen y resultados de calidad, y un mayor rendimiento de la infraestructura o los activos.

Por ejemplo, un gerente de planta puede tener el objetivo comercial de ahorrar en costos el tiempo de inactividad del equipo. Con las capacidades de aprendizaje automático de hoy, un fabricante puede pasar de la programación de mantenimiento preventivo a predictivo, la diferencia entre reparar la planta durante un tiempo de inactividad programado de manera óptima o un enredo debido a una falla sorpresiva.

¿Cómo los profesionales de mantenimiento, pueden informar de estos resultados a sus jefes de una manera que muestre valor?

En un informe *IDC pronostica que el gasto global en IoT crecerá en más del 4% y alcanzará el billón de dólares para el 2021, y seguirá creciendo exponencialmente.

Para los profesionales de mantenimiento, tiene sentido implementar ahora iniciativas de fabricación inteligente, para seguir siendo competitivos.

Para informar mejor los ahorros del mantenimiento predictivo a los líderes superiores de una manera que muestre valor, piense como ellos. Informe sobre las métricas que se pueden vincular directamente con el resultado final de la empresa. Esto sería cosas como: ¿Con cuánto tiempo de anticipación se detectó la falla? ¿Cuánto tiempo de inactividad del equipo se evitó? ¿Qué ahorro se logró por cada dólar invertido? Estos ejemplos deberían ayudar a ilustrar los objetivos de excelencia operacional compartidos que todos intentan alcanzar.